QUIENES SOMOS

Un fogón, una paila de cobre y unos recortes de mármol, fue el primer patrimonio con el que José Luis Birke, descendiente de inmigrantes alemanes y Tiglat Montecinos, hijo de agricultores de Máfil iniciaron en 1976 la hoy reconocida marca Entrelagos.

La calle General Lagos acogió a estos emprendedores que, en el afán de mantener la tradición chocolatera de la ciudad, iniciaron una de las marcas que hoy le dan identidad a Valdivia.

Los iniciales 10 kilos de calugas vendidas entre amigos, sin marca y hechas en un galpón  se fueron multiplicando, hasta lograr el reconocimiento que hoy chilenos y extranjeros le brindan a Entrelagos.

Maestros holandeses, catalanes y argentinos dejaron sus conocimientos en esta primera fábrica. Estos conocimientos más el aprendizaje de los viajes por ciudades chocolateras, les dio el impulso para que 1978 abrieran la emblemática tienda.

El mismo lugar que los vio nacer hoy, nos recibe las mejores coberturas del mundo, mezclados con frutos del bosque valdiviano, como arándanos, avellanas o murta.

Síguenos en nuestras redes sociales

Hola, en que te podemos ayudar